TRATAMIENTO PARA HEMORROIDES

Las hemorroides son algo que pueden prevenirse y curarse con tan sólo cambiar algunos hábitos alimenticios y con la aplicación de bálsamos o ungüentos, sin embargo, al tratarse de un tema que muchos ven como embarazoso no lo mencionan y tampoco hacen nada al respecto, razón por la cual las hemorroides se pueden llegar a complicar, o presentarse una crisis hemorroidal con un dolor en ocasiones insoportable.

Existen dos tipos de hemorroides, las internas y las externas, cualquiera que sea el tipo de hemorroide si no se trata a tiempo puede dar lugar a casos más graves e incluso llegar a la intervención quirúrgica como última instancia. La cirugía de hemorroides es en realidad dolorosa, especialmente en la fase postoperatoria, en la que muchas personas se quejan de un dolor crónico presente durante días e incluso semanas luego de la operación. Es por esto, que este tipo de tratamientos deben ser considerados como el último recurso.

Si estás pasando por un cuadro de hemorroides no está de más acudir con tu médico de confianza, quien en un primer tratamiento te enviará lo más común y efectivo, como cremas y geles anti-inflamatorios, este es el primer paso para el tratamiento y para la prevención de una posible recurrencia.

Cabe señalar que una mala dieta, la falta de actividad física así como la mala hidratación son causas directas de las hemorroides, por esto, si estos hábitos se cambian, será de gran apoyo para aliviar las hemorroides, aunque no curarán, sí aliviarán los molestos síntomas. El uso de las aplicaciones tópicas son las que ayudan a aliviar dichos síntomas así como facilitar la circulación en la zona rectal, lo que da por resultado un mejor flujo en las venas y por ende la reducción del tamaño de las hemorroides.

En las farmacias locales hay muchos productos, que a menudo es posible comprar sin receta médica, unos han probado una verdadera eficacia, sin embargo, siempre se recomienda consultar con el médico de cabecera para optar por el que podría ser el mejor producto y evitar caer en alguna trampa de mercadotecnia.

Aunque las hemorroides son una enfermedad benigna, pueden causar crisis muy dolorosas, existen tratamientos que ayudan a desinflamar como las cremas que contienen corticoesteroides, cuyo efecto es poderoso para desinflamar, sin embargo, este tipo de cremas no deben usarse por tiempo prolongado, por el riesgo a reacciones adversas. Algunos productos lubricantes para proteger se pueden comprar sin receta médica, que alivian y permiten ir al baño con más facilidad. Los laxantes locales no son recomendables porque pueden traumatizar la pared del ano.

Como parte del tratamiento para las hemorroides existen algunas medicinas de tipo oral, para aliviar los síntomas, como los flebotónicos que son bien tolerados y que reducen los síntomas de una crisis hemorroidal -como el dolor y sangrado- en el caso de las hemorroides internas, y los síntomas de la trombosis en el caso de hemorroides externas.

Loa analgésicos leves como el Paracetamol en ocasiones son recomendados como tratamiento de las hemorroides para tratar el dolor y la trombosis, es de mencionar que la aspirina no se recomienda ya que ésta puede aumentar el sangrado.