HEMORROIDES INTERNAS

Las hemorroides internas son aquellas que se localizan en la parte superior del canal rectal, justo por encima de la llamada línea dentada, que se trata de una línea en forma horizontal formada por la continuidad entre la válvula y la base de las columnas anales.

Las hemorroides internas están compuestas de cavidades submucosas que se encuentran llenas de sangre, y que se mantienen fijas en el interior del esfínter anal interno. Este tipo de hemorroides se encuentran involucradas en un 20% de la presión del cierre del canal del ano cuando está en reposo.

Las almorranas internas están recubiertas por una mucosa anorrectal que no cuenta con terminaciones nerviosas sensoriales y es por esto que no son sensibles al dolor. Es decir, las almorranas internas se localizan dentro del recto y son apenas visibles, rara vez causan dolor y pueden llegar a causar comezón e inflamación rectal, asimismo en ocasiones son acompañadas de sangrado durante la defecación.

Cuando las hemorroides son de tipo interno, se encuentran presentes sin causar ninguna molestia, es por esto que la persona no está consciente de su presencia, lo que puede llevar a esperar hasta que se presente una trombosis o hemorragia, cuyo resultado es el paso de un hilo de sangre roja brillante durante o después del paso de las heces.

Hay ocasiones en las que una hemorroide interna puede estirarse hacia abajo y salir del ano -prolapso- lo que puede manifestarse como una sensación de pellizco en el área anal. Cuando las almorranas han llegado a una estado de prolapso, es cuando se presenta la incomodidad así como el prurito anal.

La trombosis se presenta cuando un coágulo se forma dentro de una hemorroide, este coágulo no es peligroso y no se mueve hacia el cuerpo, pero sí es doloroso y debe ser drenado.

Las almorranas internas son clasificadas en cuatro niveles que van desde la simple inflamación en el conducto anal hasta la aparición de almorranas diversas y externas que llegan a causar molestar. Como las almorranas internas no pueden identificarse al tacto durante la consulta, debe introducirse al ano un dispositivo con el objeto de realizar un examen no invasivo.

Es necesario realizar una colonoscopía en caso de duda con respecto a la presencia de una hemorroide, ya que si bien es cierto el sangrado puede deberse a la presencia de una hemorroide interna, también puede estar relacionado con otro tipo de enfermedad, razón por la cual el médico se encargará de confirmar el cuadro que se está presentando.

Finalmente, cabe señalar que las hemorroides internas no representan ningún riesgo para la vida, no es un cáncer ni un tumor maligno. El tratamiento está basado en los síntomas, mismo que puede ir de una combinación de opciones médicas como cirugía, extirpación y  medicina para desinflamar.

Tratamiento para las Hemorroides y almorranas, como curar las hemorroides, tratamiento de hemorroides internas, hemorroides externas, cuasas de las almorranas y como combatirlas, crema antihemorroidal.