HEMORROIDES EXTERNAS

La fisura anal de tipo externo se trata de un desgarro en el revestimiento del canal anal. Esto se presenta  por la contractura y la falta de relajación del esfínter anal durante el tránsito de las heces fecales, especialmente si dichas heces son duras.

Para prevenir las almorranas externas te ofrecemos una serie de recomendaciones:

  • Introducir fibra en la dieta diaria, para regular la frecuencia y la consistencia de las heces, se recomienda un laxante dulce hecho a base de aceite de parafina, lactulosa o macrogol.
  • Soltar de manera correcta el esfínter durante la defecación.
  • En caso de agrietarse puede ser útil el uso de un supositorio a la hora de acostarse que ayuda a lubricar el canal anal para la defecación de la mañana. Para esto se recomienda consultar con tu médico.

Ante el riesgo de la hemorroide externa, el médico hará una examen proctológico, para explorarlas y analizar su grado y posición, si el recto está lleno de heces se considera un enema de limpieza. En este tipo de exámenes el equipo utilizado debe ser de un sólo uso y realizar la revisión con guantes desechables, se hace uso de un anoscopio -para ver el canal anal- y de un sigmoidoscopio -para ver el recto-.

Por su parte, la introducción de un dedo con guante y el endoscopio es sencilla gracias al uso de un lubricante y en ocasiones de un gel anestésico.

La posición del examen para analizar las hemorroides externas se llama “genupectoral”, donde el paciente se instala sobre la mesa de examen, con el tronco sobre sus rodillas y hacia adelante sobre el pecho.

El examen que se practica para analizar las almorranas externas, incluye la visualización del ano antes y después de la búsqueda de una trombosis externa. La palpación del borde anal, mientras se mira a profundidad el área tensa o dolorosa, se busca una masa que se conceptúa como tumor, la investigación de dicha masa proporciona información sobre el estado de la almorrana. El examen proctológico aunque no es doloroso sí es molesto, la principal sensación es un falso deseo de ir al baño. Sin embargo una anoscopía es útil para conocer el estado de la mucosa anal, así como el grado de la enfermedad, con objeto de seguir el mejor tratamiento.

Cabe señalar que una hemorroide externa se puede curar, parte del tratamiento incluye medicina hiperbárica, pero también en casos más graves se hace el uso de una cirugía para extirpar las hemorroides.

Tratamiento para las Hemorroides y almorranas, como curar las hemorroides, tratamiento de hemorroides internas, hemorroides externas, cuasas de las almorranas y como combatirlas, crema antihemorroidal.