Archivo de la categoría: ALMORRANAS

TRATAMIENTO PARA HEMORROIDES

Las hemorroides son algo que pueden prevenirse y curarse con tan sólo cambiar algunos hábitos alimenticios y con la aplicación de bálsamos o ungüentos, sin embargo, al tratarse de un tema que muchos ven como embarazoso no lo mencionan y tampoco hacen nada al respecto, razón por la cual las hemorroides se pueden llegar a complicar, o presentarse una crisis hemorroidal con un dolor en ocasiones insoportable.

Existen dos tipos de hemorroides, las internas y las externas, cualquiera que sea el tipo de hemorroide si no se trata a tiempo puede dar lugar a casos más graves e incluso llegar a la intervención quirúrgica como última instancia. La cirugía de hemorroides es en realidad dolorosa, especialmente en la fase postoperatoria, en la que muchas personas se quejan de un dolor crónico presente durante días e incluso semanas luego de la operación. Es por esto, que este tipo de tratamientos deben ser considerados como el último recurso.

Si estás pasando por un cuadro de hemorroides no está de más acudir con tu médico de confianza, quien en un primer tratamiento te enviará lo más común y efectivo, como cremas y geles anti-inflamatorios, este es el primer paso para el tratamiento y para la prevención de una posible recurrencia.

Cabe señalar que una mala dieta, la falta de actividad física así como la mala hidratación son causas directas de las hemorroides, por esto, si estos hábitos se cambian, será de gran apoyo para aliviar las hemorroides, aunque no curarán, sí aliviarán los molestos síntomas. El uso de las aplicaciones tópicas son las que ayudan a aliviar dichos síntomas así como facilitar la circulación en la zona rectal, lo que da por resultado un mejor flujo en las venas y por ende la reducción del tamaño de las hemorroides.

En las farmacias locales hay muchos productos, que a menudo es posible comprar sin receta médica, unos han probado una verdadera eficacia, sin embargo, siempre se recomienda consultar con el médico de cabecera para optar por el que podría ser el mejor producto y evitar caer en alguna trampa de mercadotecnia.

Aunque las hemorroides son una enfermedad benigna, pueden causar crisis muy dolorosas, existen tratamientos que ayudan a desinflamar como las cremas que contienen corticoesteroides, cuyo efecto es poderoso para desinflamar, sin embargo, este tipo de cremas no deben usarse por tiempo prolongado, por el riesgo a reacciones adversas. Algunos productos lubricantes para proteger se pueden comprar sin receta médica, que alivian y permiten ir al baño con más facilidad. Los laxantes locales no son recomendables porque pueden traumatizar la pared del ano.

Como parte del tratamiento para las hemorroides existen algunas medicinas de tipo oral, para aliviar los síntomas, como los flebotónicos que son bien tolerados y que reducen los síntomas de una crisis hemorroidal -como el dolor y sangrado- en el caso de las hemorroides internas, y los síntomas de la trombosis en el caso de hemorroides externas.

Loa analgésicos leves como el Paracetamol en ocasiones son recomendados como tratamiento de las hemorroides para tratar el dolor y la trombosis, es de mencionar que la aspirina no se recomienda ya que ésta puede aumentar el sangrado.

SÍNTOMAS DE HEMORROIDES Y ALMORRANAS

Los síntomas de las hemorroides se manifiestan debido a su localización, las que se ubican en el interior del ano son conocidas como las hemorroides internas, mientras que las que se ubican fuera del ano son conocidas como hemorroides externas.

Los síntomas de las almorranas internas, las que como su nombre indica se localizan en el interior del ano, pueden ser dolorosas y en ocasiones están asociadas con el sangrado. A menudo se les relaciona con la primera y segunda etapa de las almorranas.

Los síntomas de las almorranas externas, corresponden a los estadios más avanzados de las almorranas, es decir el tercero y el cuarto, las almorranas se localizan fuera del ano y se hacen visibles. Son más pronunciadas, particularmente durante la defecación, generan picazón e irritación anal, así como la presencia de un escaso sangrado de color rojo brillante. Cabe señalar que si adviertes sangrado durante la defecación, es recomendable que se realice un examen médico para excluir cualquier otro tipo de enfermedad.

En las hemorroides pueden concurrir varios tipos de síntomas, como el dolor, la región anal se encuentra revestida con ramas nerviosas que son  sensibles al dolor, por eso éste puede ser en ocasiones intenso e intolerable, el paso de las hemorroides internas a las hemorroides externas -prolapso- son una fuente de dolor. La presencia de una trombosis hemorroidal presenta una hinchazón externa de color azul, acompañada de la formación de coágulos, lo que representa otra fuente de dolor.

El sangrado, presente durante la defecación es el resultado de las lesiones de la red capilar que se localiza en la zona adyacente a la hemorroide. Dicho sangrado está relacionado con el prolapso, lo que lleva a un malestar intermitente, los síntomas más cercanos a la enfermedad hemorroidal son la picazón, así como una leve infección en las criptas de Morgagni -localizadas en el primer tercio superior del canal anal-.

La presencia de moco o pus en la zona anal, no necesariamente se refiere a la presencia de almorranas, sin embargo, su presencia generalmente se asocia con tipos más graves de almorranas, por ejemplo las del cuarto grado.

Muchas personas siente vergüenza de visitar a su médico cuando parecen experimentar la presencia de hemorroides, sin embargo, es importante recordar que casi uno de cada dos adultos luego de los 50 años se ven afectados por esta enfermedad.

Lo óptimo es consultar al médico si estás experimentando los síntomas de las almorranas, ya que hay otras enfermedades que tienen síntomas similares, de esta manera, se podrá confirmar que los síntomas responden a las almorranas y no a otra condición de salud.

CIRUGIA DE HEMORROIDES Y ALMORRANAS

Las hemorroides y almorranas son venas que normalmente se localizan en el canal anal medio y superior, que se expanden y que cuando avanzan se exteriorizan a través del ano. Cuando se decide tratar a las hemorroides, ya sea con remedios caseros o con medicina indicada por el médico, generalmente se obtienen buenos resultados, sin embargo, llegado el momento en el que dichos tratamientos o remedios han sido insuficientes, y continúa la presencia de las hemorroides -generalmente grandes- entonces se acude al último recurso, es decir la cirugía de hemorroides y almorranas.

Existen diferentes operaciones para las almorranas:

  • En la operación normal, que resulta ser la más común, se corta la almorrana hinchada, es doloroso sobre todo los días posteriores a la operación, el periodo de dolor va de los 7 a los 10 días.
  • Otra operación que es más novedosa es la llamada “grapada”, en este procedimiento quirúrgico se corta una tira de unos dos centímetros de la pared del recto y la unión de los bordes se realiza con una grapadora especial. Las personas parecen recuperarse más rápido con este tipo de operaciones, es menos dolorosa que la operación normal pero parece ser menos eficaz a largo plazo ya que según los estudios un 12% de las personas tienen una recurrencia en las almorranas.
  • Otra intervención quirúrgica implica el uso de un ultrasonido para ubicar las arterias que irrigan la sangre en la zona anal, al ser localizadas estas arterias se cierran con puntos de sutura en la parte exterior, el sangrado de la almorrana disminuye en el transcurso de las semanas siguientes.

Cuando se ha presentado una trombosis hemorroidal externa, se lleva a cabo una escisión estando bajo anestesia local, esta operación es realizada por un gastroenterólogo o un cirujano.

La cirugía más popular -o más común- de hemorroides ha demostrado dar buenos resultados tanto a corto como a largo plazo, la tecnología ha sido probada por décadas y las complicaciones son pocas. En esta intervención se elimina la piel y la mucosa de las hemorroides en las escisiones del canal superior anal. La operación dura de unos 15 a 30 minutos y requiere anestesia general.

Las complicaciones postoperatorias son en realidad poco frecuentes, en algunos casos se presenta sangrado durante las primeras horas luego de la cirugía, aunque el sangrado también puede deberse a la caída de una cicatrización. Para evitar una infección al paciente se le receta un tratamiento con antibióticos de aproximadamente 48 horas.

En algunos casos aislados se presenta la estenosis, es decir el estrechamiento del ano, esto sólo sucede si no se siguen las recomendaciones y en casos, como se mencionó, muy aislados.

Cabe señalar que las recurrencias en las cirugía tradicional de hemorroides, afecta a menos del 1% de los pacientes, salvo que exista la presencia de hemorroides circunferenciales, o muy grandes que no hayan sido posibles de eliminar durante una sola operación.