ALMORRANAS Y HEMORROIDES

Hombres y mujeres de todo el mundo han experimentado alguna vez en su vida una sensación de ardor, picazón e incluso de dolor en la región anal, algunos quizá no le hayan prestado atención y pudo haber terminado en alguna complicación, pero ¿qué es esto que genera ese ardor y esa picazón y ese dolor casi incontrolable y de manera persistente en el ano? La respuesta es casi siempre simple y en una palabra: hemorroides.

Las hemorroides son las venas inflamadas o hinchadas, como las varices, pero que se localizan en el parte inferior del ano o del recto. Cabe señalar que casi todos sufren de almorranas en algún momento de su vida, sin embargo como constante se tiene la no complicación de las mismas y es como si se tuvieran bajo control toda la vida.

Las hemorroides internas aparecen en la parte inferior del interior del recto, al no existir células nerviosas presentes estas almorranas internas no causan dolor alguno. Por su parte las hemorroides externas aparecen alrededor del ano o bien debajo de la abertura del recto, se localizan debajo de la piel, en esta zona sí existe la presencia de células nerviosas y es por eso que las almorranas externas pueden llegar a ser muy dolorosas. Aunque la mayoría de ellas son de tipo interno, existen los casos cuando los dos tipos de HEMORROIDE se encuentran presentes de manera simultánea en una persona.

La sintomatología de las hemorroides depende de dónde estén localizadas, las internas generalmente no son dolorosas y se encuentran acompañadas de sangrado en las heces, inflamación, secreción o humedad en exceso, hinchazón visible o trombosis, que es la obstrucción de un coágulo de sangre.